La reconstrucción del LCA es una cirugía y como tal, puede haber complicaciones.

Tu cirujano tiene la obligación de hablarte de ellas antes de la cirugía.


  • Infección: 1% de los casos, requiere de antibióticos y eventualmente otro procedimiento quirúrgico para lavar la rodilla.
  • Sangrado: Habrá sangrado dentro de la articulación y moretones en muslo y pierna, en general no hay necesidad de transfusión sanguínea.
  • Lesión de vasos sanguíneos o nervios importantes: Complicación rara. Lo que puede suceder es que haya sensación de ‘dormido’ al rededor de las cicatrices, esto no afecta la movilidad de la rodilla, es solo la sensación en la piel. Puede haber lesión nerviosa por el uso del torniquete.
  • Falla de la cirugía: 5-10% de los casos, se considera falla cuando hay inestabilidad de la rodilla después de la cirugía.
  • Dolor patelofemoral: Es el reblandecimiento del cartílago articular de la patela. Requiere de reposo y fisioterapia supervisada. Se presenta especialmente en casos donde se utilizó la técnica de HTH o en donde la rehabilitación fue inadecuada.
  • Tendinitis patelar: Puede ocurrir en las reconstrucciones en que se utiliza la técnica de tendón patelar y es la inflamación del tendón. Se considera que es la complicación principal de ésta técnica. Requiere de reposo, anti-inflamatorios y fisioterapia supervisada.
  • Fractura patelar: Puede ocurrir en las reconstrucciones en que se utiliza el tendón patelar. Si la fractura ocurre durante la cirugía, en ese mismo instante se soluciona el problema. Si ocurre después de la cirugía, se requiere otra cirugía para fijar la fractura (alambres y clavillos).
  • Disminución de la fuerza de los músculos de la corva: Se ha estimado que se pierde menos del 8% de la fuerza total de éstos músculos en los casos en que se utilizan los tendones de la corva como injerto. Esta falta de fuerza puede ser notoria en deportistas como corredores de velocidad o bailarinas.
  • Rigidez de la rodilla: Menos del 5% de los casos. Requiere de fisioterapia supervisada y eventualmente otra cirugía para movilizar la rodilla.
  • Trombosis venosa profunda: Es un coágulo sanguíneo atrapado en la pierna. Requiere de anticoagulantes y valoración por un Angiólogo.
  • Ruptura de instrumentos dentro de la rodilla: Muy raro.
  • Complicaciones anestésicas: Actualmente son muy raras, hay que platicar con el Anestesiólogo antes de la cirugía.

La incidencia de complicaciones aumenta en pacientes fumadores, diabéticos y/o con sobrepeso.

Puede haber otras complicaciones.

En los pacientes que tienen inestabilidad + desgaste de la articulación (osteoartritis), la cirugía estabiliza la rodilla pero no hay manera de revertir el desgaste de la articulación.

Alternativas a la cirugía:

1. Evitar deportes que involucren ‘pivoteo’ de la rodilla.
2. Uso de rodillera mecánica especial.
3. Mantener buena fuerza muscular.
4. Fisioterapia, analgésicos, hielo.